Misterio de Avalon

Chihuahuas de pelo corto y largo

 

La gestación y el parto

 

  Lo primero y mas importante es decir que no debemos cruzar a nuestras perritas durante el primer celo ni antes de los 12 meses, ni si pesan menos de 1.800. Si no tenemos experiencias en partos es imprescindible informarnos muy bien, hablar con nuestro veterinario o con criadores con experiencia que nos puedan asesorar.

 

  Si hemos cruzado a nuestra chihuahua con un macho lo primero que notaremos es que cambia su comportamiento, estará mas cariñosa que nunca con nosotros, pero es posible que se muestre agresiva con extraños o con otros perros.

 

  Aproximadamente 5 semanas después del cruce observaremos que aumentan sus mamas y su abdomen, este será el momento en que podremos realizar una ecografía para confirmar el embarazo; así podremos saber también si los cachorros están vivos, aunque no es un método fiable para conocer el nº exacto de cachorros. De confirmarse el embarazo, nuestro veterinario nos dirá si debemos o no darle alguna vitamina o calcio, ya que esto depende mucho del estado general de la perra y de las costumbres de nuestro veterinario, lo que es seguro es que debemos comenzar a alimentarla con un buen pienso de cachorros en caso de que no lo estemos haciendo ya; personalmente aconsejo que su dieta se base sobre todo en alimentos naturales y equilibrados mas que en el pienso, pero cada persona debe elegir la alimentación que considere mas adecuada, si os decidís por una alimentación natural es aconsejable acudir a vuestro veterinario y que os diga que alimentos y en que cantidad debéis darle, dependiendo del peso y estado general de la perra.

 

  Entre los 45 y los 55 días de embarazo podemos hacerle una radiografía, que es mas fiable para conocer el nº de cachorros, si la hacemos el día 55 o incluso un par de días después nuestro veterinario puede también intentar decirnos si el canal del parto es lo suficientemente ancho como para que nazcan los cachorros, pues para entonces es posible que se encuentren ya colocados y el veterinario podrá medir sus cráneos y el canal del parto de nuestra chihuahua.

 

  Aproximadamente 10 días antes del parto le preparemos su cama en un lugar tranquilo, dejando en su cama periódicos o trapos viejos que ella pueda rasgar cuando comience el parto; de este modo la perra se acostumbrará a este sitio y se sentirá cómoda en el momento del parto.

 

  El termino medio de embarazo son 60 días después de la primera monta, pero puede ponerse de parto entre el día 58 y el 65; por tanto, estaremos muy atentos después del día 57, observando a menudo a nuestra chihuahua, pero sin ponerla nerviosa ni transmitirla ningún tipo de estrés. Si el parto no se ha producido 63 días después de la última monta acudiremos a nuestro veterinario para que él valore la situación y decida si es necesario practicar una cesárea.

 

  Es muy importante que nuestro veterinario sepa cuales son los días en que esperamos el nacimiento de los cachorros, para que podamos llamarle en cualquier momento ante alguna dificultad.

 

  Cuando se acerque el momento del parto veremos a nuestra chihuahua mas inquieta de los habitual, es posible que se levante, vuelva a sentarse, orine con mayor frecuencia, algunas perderán el apetito, mientras que otras continuaran comiendo hasta el comienzo de las contracciones; algunas rascaran los periódicos o morderán su manta. Uno de los síntomas mas comunes cuando el parto está a punto de comenzar es la temperatura, que habitualmente esta entre los 38º y 38´5º, unas horas antes de comenzar las contracciones está descenderá por debajo de los 37º. Es importante que tengamos en cuenta que no hay una regla fija, hablamos de seres vivos que pueden reaccionar de distintas maneras ante la misma situación, por tanto es posible que en ocasiones solo se den algunos de estos síntomas.

 

  Cuando el parto ya comience lo notaremos con mucha facilidad, ya que la perrita rascará con furia sus periódicos o su manta, jadeará y las contracciones serán visibles. Si todo va bien en poco tiempo aparecerá la bolsa con el cachorro dentro, que la madre expulsará en una o dos contracciones, una vez que lo haya expulsado completamente la madre procederá a romper la bolsa, si no lo hace debemos hacerlo nosotros utilizando nuestras manos, con gran cuidado de no dañar al cachorro, luego ataremos el cordón umbilical con un hilo o bien lo sujetaremos con unas pinzas especiales para estos casos y procederemos a cortar el cordón a una distancia de un cm. de su tripita, acto seguido le sacudiremos suavemente para que expulse todo el liquido que haya podido tragar y lo secaremos bien con una toalla suave o con papel absorbente; luego se lo pondremos a la madre para que ella se ocupe de él.

 

  El intervalo de tiempo entre el nacimiento de un cachorro y otro puede varias entre 10 minutos y dos horas, por tanto esperaremos pacientemente, procurando transmitirle tranquilad a la madre con nuestra presencia, pero sin molestarla.

 

  Es bueno que la madre ingiera una o dos placentas, pero el resto debemos retirarlas antes de que las coma, si alguna de las placentas tiene un color verdoso tampoco debemos permitir que la ingiera.

 

  Si viéramos que la perra empuja varias veces pero el cachorro no sale debemos llamar a nuestro veterinario sin pérdida de tiempo, él sabrá lo que debe hacer; en ocasiones bastará con una inyección de oxitocina para reforzar las contracciones, pero también puede ser que necesite hacerle una cesárea. Si el cachorro asoma, pero tampoco sale a pesar de los esfuerzos de la madre y no sabemos como debemos coger al cachorro para ayudar a la perra, es mejor que no hagamos nada y nos pongamos en manos de un profesional, pues podríamos dañar seriamente al cachorro.

 

Autor Rosana González

 

barra

 

volver

 

 

telefono667446017 e-mail

misterio.de.avalon@gmail.com